Cortijo en la Sierra Gibralgalia con vistas magnificas.

Antiguamente era un molino de aceite construido en el año 1852. Consta de 4 dormitorios en suite ( una con bañera hidromasaje), aire acondicionado, techos abuhardillados de madera y suelos de madera, 2 salones amplios con chimenea, cocina amplia amueblada con barra, comedor, 2 aseos independientes. Además apartamento anexo (aun sin terminar). Amplios porches cubiertos y terrazas, cuadra caballos y picadero, piscina 10 x 6 con jacuzzi y agua caliente, riego automático en toda la finca. Agua potable del pueblo.